Saltar al contenido

Crema de Calabacín Clásica

Esta es una receta completa para preparar de forma sencilla una rica crema de calabacín, un plato muy saludable que resulta ideal para comer esta verdura de una forma muy apetecible.

receta de crema de calabacin

Receta de crema de calabacín clásica

Ingredientes

  • Dos calabacines medianos
  • Una cebolla pequeña
  • Una patata pequeña
  • 200 ml de agua
  • 50 ml de nata
  • 50 ml de aceite de oliva virgen
  • Una pastilla de caldo de pollo o verduras
  • Nuez moscada
  • Sal

Preparación de crema de calabacín clásica

Vamos a empezar a hacer una crema de calabacín sencilla de hacer, que no necesita muchos ingredientes y se prepara en poco tiempo.

  1. Empezaremos la preparación dejando listas las verduras que serán la base de la crema, para lo que vamos a pelar la cebolla y a picarla bien y pelamos las patatas, las lavamos después y las troceamos en daditos no muy grandes.
  2. Los calabacines los troceamos de la misma forma, pero antes los pelamos o los lavamos bien, según queramos dejarles la piel o no.
  3. Echamos un chorreón de aceite de oliva virgen en una cacerola de un tamaño adecuado y la ponemos a calentar a fuego medio.
  4. Echamos la cebolla picada con un poco de sal por encima, y la sofreímos levemente unos minutos, removiendo de vez en cuando.
  5. Agregamos entonces los trozos de calabacín y patata y las dejamos rehogar a fuego suave unos pocos minutos, para que se ablanden un poco y tomen algo de color al rehogarlos de esta forma.
  6. A continuación hay que cubrirlo todo con el caldo de pollo o verduras, que puede ser casero o comprado ya hecho, o bien usando una pastilla concentrada disuelta en agua, lo que tengas a mano o más te guste emplear. Mantenemos a fuego medio y tapamos la cacerola, y dejamos cocinar durante unos 15 o 20 minutos, hasta que la verdura quede bien cocina y blandita. El tiempo puede variar en función del tamaño en el que las hayamos troceado y la temperatura de la cocción. Una vez comprobemos que está todo bien cocido, batiremos con una batidora, directamente en la cacerola, hasta dejar una crema más fina y sin trozos.

Al acabar de batirlo todo bien, volvemos a poner a fuego suave y agregamos la nata para cocinar y un poco de nuez moscada, cocinamos unos minutos para que la crema tome cuerpo y se espese bien, y corregimos el punto de sal si fuera necesario. Cuando tenga la textura que nos guste, la apartamos del fuego para que no siga espesando, y ya podríamos servir para tomar esta rica crema de calabacín, o reservarla hasta la hora de comer. Opcionalmente se puede servir con unos crutones de pan, que hacen un plato más completo.